Punto de Encuentro

Central Punto de Encuentro

Últimos temas
» Por qué en Reino Unido todo el mundo conducen del lado izqui
Dom Feb 11, 2018 5:16 pm por wagu

» Así ha sido el eclipse de la superluna azul
Miér Ene 31, 2018 7:40 pm por Talisman

» Preocupación en la Rosada: Cae la imagen de Macri y de Vidal en PBA (CFK se recupera)
Miér Ene 31, 2018 7:17 pm por Talisman

» Triaca, los parientes y el Lázaro Báez que falta para que se hunda el "cambio"
Miér Ene 31, 2018 7:03 pm por Talisman

» Preparan batería de medidas para bajar el costo argentino
Lun Ene 29, 2018 6:27 pm por Talisman

» "¿Son, se hacen o piensan que somos estúpidos?"
Lun Ene 29, 2018 6:04 pm por Talisman

» Un asteroide de 1.1K podría chocar con la Tierra en febrero
Jue Ene 18, 2018 7:04 pm por Talisman

» El misterio de las lunas perdidas
Miér Ene 17, 2018 7:26 pm por Talisman

» El Papa en Chile
Mar Ene 16, 2018 1:27 am por wagu

» Sismo en Perú de 6.8 grados en la costa sur
Dom Ene 14, 2018 9:29 pm por wagu

» Melconian, durísimo: "El calibramiento no arregla esto, es nada"
Vie Dic 29, 2017 6:58 pm por Talisman

» ¿Chocamos?: "Mauricio, Argentina no califica en Wall Street para el 2018"
Vie Dic 29, 2017 6:53 pm por Talisman

» El asteroide que podría haber arruinado la Navidad
Vie Dic 29, 2017 3:26 pm por Talisman

» El Gobierno "recalibra" y Macri evita dar "malas noticias"
Jue Dic 28, 2017 6:46 pm por Talisman

» "Decirte que tienen más información y decirte estúpido, es lo mismo"
Jue Dic 28, 2017 6:38 pm por Talisman

» Pérdida de credibilidad: El mejor equipo de los últimos 50 años es un fracaso
Jue Dic 28, 2017 6:31 pm por Talisman

» El misterio de las explosiones más brillantes del Universo sigue abierto
Mar Dic 26, 2017 7:34 pm por Talisman

» ¿Y si la Estrella de Belén fue una extraña conjunción planetaria?
Mar Dic 26, 2017 7:26 pm por Talisman

» Zarpó el rompehielos Almirante Irízar rumbo a la Antártida
Mar Dic 26, 2017 7:17 pm por Talisman

» Rojo comercial récord: el déficit llegó a los u$s 7.656 M en el acumulado hasta noviembre
Mar Dic 26, 2017 7:12 pm por Talisman

» Murió Thomas Griesa, el juez que condenó a la Argentina en la pelea con los fondos buitres
Mar Dic 26, 2017 7:06 pm por Talisman

» Salió del Pentágono: información sobre extraterrestres en la Tierra
Mar Dic 26, 2017 6:54 pm por Talisman

» Descubren el primer sistema extrasolar de ocho planetas
Mar Dic 19, 2017 4:31 pm por Talisman

» Los dos primeros planetas descubiertos por una Inteligencia Artificial
Mar Dic 19, 2017 4:22 pm por Talisman

» Halo Solar en Santiago
Mar Dic 19, 2017 12:22 am por wagu

» Piñera elegido presidente de Chile en la segunda vuelta
Dom Dic 17, 2017 9:48 pm por wagu

» ¡Encuentran agua! Cada día más habitable la "Supertierra"
Miér Dic 13, 2017 4:58 pm por Talisman

» Los 18 destinos seleccionados por Nat Geo para visitar en 2018
Mar Dic 12, 2017 6:51 pm por Talisman

» Descubren una gran tierra en la zona de habitabilidad de un sol lejano
Lun Dic 11, 2017 7:20 pm por Talisman

» Descubren el agujero negro supermasivo más distante de todos los tiempos
Lun Dic 11, 2017 7:13 pm por Talisman

Portales de la Red














































Homenaje
Foro Vission


vission.webege.com

El Tiempo Buenos Aires
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Especial de Navidad

David Bowie: suena el misterio

Ir abajo

David Bowie: suena el misterio

Mensaje por Talisman el Dom Mar 10, 2013 8:50 pm

Es muy probable que el nuevo disco de David Bowie, titulado The next day, que él mismo dispuso en iTunes pero que mañana se publicará como tangible, sea recordado por el contexto de su producción más que por su festival de autorreferencias. Como sea, la vuelta al ruedo del británico siempre se considerará un acontecimiento, y mucho más después de un parate de casi 10 años en los que se los vio poco y nada; y en los que la prensa amarilla cayó en la tentación de especular con la posibilidad de una enfermedad terminal.


Por Germán Arrascaeta, en Twitter @gron

Patrañas. Si bien sufrió una angioplastia allá por 2004 y en el marco de la gira de respaldo para el sobrio Reality, la obra precedente, Bowie se ha recluido en su piso neoyorquino no sólo para recuperar su salud sino también para oxigenarse, para repensar su lugar en el mundo del rock tras varios años de comportarse como un detective que llega tarde a la pista.
Tales conclusiones pueden sacarse si se toma el último tramo de su discografía, donde buscó, en vano, cierto alineamiento con la actualidad de cada momento; y si se interpreta su “invisibilidad” en tiempos en los que estamos obligados a hacer talk show nuestra intimidad. Todos, desde los desangelados hasta las súper estrellas, ponemos de qué va nuestra vida en las redes sociales. Es curioso, pese a que en los prolegómenos de Facebook y Twitter Bowie tenía bastante activo un blog en su página web, con el advenimiento del imperio de estas redes se llamó al silencio. Se encanutó. Se replegó, por si prefiere algo menos coloquial.
Quizás sea el modo que encontró para hacer rock cuando manda sobreexposición, la inspiración ha mermado y el cuerpo da un alerta. Así como Andrés Calamaro elige revolucionar desde soundcloud mediante mash ups, u otros artistas le buscan el pelo al huevo a su música experimentando con nuevas formas de producción (Björk y la posibilidad de que el usuario de tablets consiga una mezcla alternativa manipulando una estándar, por caso), Bowie eligió lo más rock de todo: desaparecer. Extinguirse hasta preocupar.
Silencio es salud
Es en este marco que se destaca el contexto de The next day por encima de lo que suena al reproducirlo. Porque el disco demando casi tres años de trabajo sin que se filtrara ninguna información sobre su concepción. El plan fue un plan simple: demos sobre ideas primigenias, mejoramiento de esos demos, grabación formal con tendencia al corte definitivo, polvos mágicos por parte del amigo y productor Tony Visconti. Y se desarrolló luego de que todos los involucrados firmaran un contrato de confidencialidad cuyos términos expiraron cuando Bowie cumplió 66 años y anunció la salida del disco. Mantuvo la expectativa días después con la difusión de dos temas con sus correspondientes videos y con la disposición del disco full en iTunes. Volvió al ruedo justo cuando se lo quería fosilizar mediante una muestra dedicada a su figura en el museo Victoria de Londres.
Eso también es rock, aparecer entero cuando a uno lo dan por (casi) muerto. O cuando se lo canoniza como “dinosaurio”. Ahora bien, ¿qué tan relevante será The next day? ¿Qué tanto dialoga con la ingeniera de ocultamiento que demandó su creación? Podría responderse que es Bowie asumiendo que es Bowie, a estas alturas un clásico al que se le reconoce haber afectado a la cultura rock mediante juegos vanguardistas que incluían licuar la singularidad del hombre común (David Jones devenido en David Bowie para el negocio del espectáculo) en pos de la creación de un alienígena, por ejemplo (Ziggy Stardust). En otras palabras, es un disco de reafirmación pero muy consciente del fulgor del que lo crea, con notables detalles de buen gusto y sin un eje conceptual por más que el estribillo del tema de apertura, y que da nombre a todo, tenga la frase “aquí estoy, no del todo moribundo; mi cuerpo se deja pudrir en un árbol hueco”. La decrépita finitud es uno de los tantos tópicos, en todo caso, y en este rock marcial que crece en su firmeza a medida que pasa el tiempo se interrumpe con otro verso nada funcional para el Vaticano de estos días: “pueden trabajar con Satanás mientras se visten como santos”. En otras palabras, Bowie se da el gusto de pasar del propio ombligo a un divague sobre el bien y el mal enfocado en la figura de un sacerdote. Capricho puro. Como proponer Dirty boys, un medio tiempo que suena producto de una zapada y está recortado con saxo tenor. La letra, algo turbada: “cuando el sol se pone, la suerte está echada y no tenés opción, correremos con los chicos sucios”.
Where are we now? y The stars (are out tonight) ya fueron consideradas pero vale reinterpretarlas. La primera es una evocación del Berlín en la que Bowie vivió una de sus tantas reinvenciones (la bendita trilogía Low, Lodger y Heroes); la segunda, resuena como una alusión a la gente común afectada por las estrellas del afuera, algo que está abonado por el clip protagonizado con Tilda Swinton (¿hay algo más andrógino, bello y desconcertante que Tilda?), en el que la actriz y Bowie encarnan a un matrimonio anciano perturbado por jóvenes andróginos que relojean su casa. El crítico británico Simon Reynolds ha observado que Bowie tiene una relación bipolar con la fama (chequear Fame, uno de sus éxitos setentistas, y analizarlo en oposición a este tema), pero aquí parece partir desde la posición de una celebrity asumida, que no tiene por qué rendirle cuentas a nadie e interpreta el asunto de modo antojadizo, eligiendo el camino del desconcierto.
Al comienzo del texto se habló de festival de autorreferencias. Además de la señalada en relación a la fama, se pueden destacar otras de similar alcance. Como la sensación de renuncia “a las emociones de la vida” de Love is lost, que parece evocar sus años de desenfrenado irredento.
Sigamos. Dancing out in space es el viejo ejercicio de darle una pátina pop al rhythm blues. (You will) set the world on fire alude al Bowie que no tenía reparos en aturdir sin perder la elegancia en Tin Machine, allá por los primeros ‘90. If you can see me y su estampida breakbeat nos muestra al duque que buscaba “sintonizar”, no quedar fuera de época. Y Heat es un cierre a puro desasosiego que lo tiene como un crooner (figura que siempre lo extasió por su adoración a Jacques Brel) herido, hilvanando frases hasta que llega a una confesión de parte que relativiza toda interpretación, incluso ésta: “No sé quién soy”.
Al fin y al cabo, parece que el misterio llama al misterio. ¿Habrá gira? Hummm.



avatar
Talisman
Site Admin
Site Admin

Localización : Buenos Aires

http://puntodeencuentro.foroargentina.net

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.