Punto de Encuentro

Central Punto de Encuentro

Últimos temas
» Halo solar sorprende al sur de Brasil
Miér Feb 28, 2018 8:57 pm por wagu

» Por qué en Reino Unido todo el mundo conducen del lado izqui
Dom Feb 11, 2018 5:16 pm por wagu

» Así ha sido el eclipse de la superluna azul
Miér Ene 31, 2018 7:40 pm por Talisman

» Preocupación en la Rosada: Cae la imagen de Macri y de Vidal en PBA (CFK se recupera)
Miér Ene 31, 2018 7:17 pm por Talisman

» Triaca, los parientes y el Lázaro Báez que falta para que se hunda el "cambio"
Miér Ene 31, 2018 7:03 pm por Talisman

» Preparan batería de medidas para bajar el costo argentino
Lun Ene 29, 2018 6:27 pm por Talisman

» "¿Son, se hacen o piensan que somos estúpidos?"
Lun Ene 29, 2018 6:04 pm por Talisman

» Un asteroide de 1.1K podría chocar con la Tierra en febrero
Jue Ene 18, 2018 7:04 pm por Talisman

» El misterio de las lunas perdidas
Miér Ene 17, 2018 7:26 pm por Talisman

» El Papa en Chile
Mar Ene 16, 2018 1:27 am por wagu

» Sismo en Perú de 6.8 grados en la costa sur
Dom Ene 14, 2018 9:29 pm por wagu

» Melconian, durísimo: "El calibramiento no arregla esto, es nada"
Vie Dic 29, 2017 6:58 pm por Talisman

» ¿Chocamos?: "Mauricio, Argentina no califica en Wall Street para el 2018"
Vie Dic 29, 2017 6:53 pm por Talisman

» El asteroide que podría haber arruinado la Navidad
Vie Dic 29, 2017 3:26 pm por Talisman

» El Gobierno "recalibra" y Macri evita dar "malas noticias"
Jue Dic 28, 2017 6:46 pm por Talisman

» "Decirte que tienen más información y decirte estúpido, es lo mismo"
Jue Dic 28, 2017 6:38 pm por Talisman

» Pérdida de credibilidad: El mejor equipo de los últimos 50 años es un fracaso
Jue Dic 28, 2017 6:31 pm por Talisman

» El misterio de las explosiones más brillantes del Universo sigue abierto
Mar Dic 26, 2017 7:34 pm por Talisman

» ¿Y si la Estrella de Belén fue una extraña conjunción planetaria?
Mar Dic 26, 2017 7:26 pm por Talisman

» Zarpó el rompehielos Almirante Irízar rumbo a la Antártida
Mar Dic 26, 2017 7:17 pm por Talisman

» Rojo comercial récord: el déficit llegó a los u$s 7.656 M en el acumulado hasta noviembre
Mar Dic 26, 2017 7:12 pm por Talisman

» Murió Thomas Griesa, el juez que condenó a la Argentina en la pelea con los fondos buitres
Mar Dic 26, 2017 7:06 pm por Talisman

» Salió del Pentágono: información sobre extraterrestres en la Tierra
Mar Dic 26, 2017 6:54 pm por Talisman

» Descubren el primer sistema extrasolar de ocho planetas
Mar Dic 19, 2017 4:31 pm por Talisman

» Los dos primeros planetas descubiertos por una Inteligencia Artificial
Mar Dic 19, 2017 4:22 pm por Talisman

» Halo Solar en Santiago
Mar Dic 19, 2017 12:22 am por wagu

» Piñera elegido presidente de Chile en la segunda vuelta
Dom Dic 17, 2017 9:48 pm por wagu

» ¡Encuentran agua! Cada día más habitable la "Supertierra"
Miér Dic 13, 2017 4:58 pm por Talisman

» Los 18 destinos seleccionados por Nat Geo para visitar en 2018
Mar Dic 12, 2017 6:51 pm por Talisman

» Descubren una gran tierra en la zona de habitabilidad de un sol lejano
Lun Dic 11, 2017 7:20 pm por Talisman

Portales de la Red














































Homenaje
Foro Vission


vission.webege.com

El Tiempo Buenos Aires
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Especial de Navidad

Entre indios

Ir abajo

Entre indios

Mensaje por Talisman el Miér Feb 19, 2014 1:02 am

Ultimamente, paso los veranos en Chapadmalal, voz araucana que significa "corral barroso". En esta región se conservan todos los toponímicos pampas: Chascomús, Tuyú, Ajó, Tandil, Quequén o Claromecó. La costa era un sitio muy valorado por nuestros antepasados indios y, de hecho, lo sigue siendo para nosotros. A dos kilómetros del mar, si se avanza tierra adentro, comienzan las estancias y los inmensos sembrados de soja y maíz.




Por Rolando Hanglin |  Para LA NACION


Claro, las denominaciones van cambiando a medida que pasa el tiempo y se pierden los recuerdos. Por ejemplo, un cierto montículo de arena suelta, en el inmenso medanal que era la zona central de la Argentina, se llamaba Vuta-loó, que significa "médano grande". Las distintas corrupciones idiomáticas lo convirtieron en Italó, como se denomina hoy.


Dicen que los arenales y cangrejales, que integraban el llamado "desierto" de nuestra historia, fueron aplanados y fertilizados por el pisoteo de infinitos rebaños de ganado cimarrón, que se multiplicó en estas tierras después de la llegada de Pedro de Mendoza, en el siglo XVI. El caso es que, en las playas atlánticas, se encuentra todavía un gran paisaje de médanos que recuerda al Sahara. Cuando las dunas se fijan, se cubren de pastos y encierran algún depósito de agua, aparecen los cuises. Los he visto masticando el césped, bonitos y muy mansos, como pequeños conejos grises de orejas cortas. Son herbívoros, como su primo europeo, se conocen con el nombre científico de covaia porcellus y forman parte de la fauna de toda América. Con el nombre de cuis, cuy, cobaya, cobayo y otros. Claro: los conquistadores españoles, al verlos, exclamaron: he aquí los conejos de Indias. Así se denominaba el continente americano en los primeros siglos. Los habitantes eran "indios" (los hombres) y "chinas" (las mujeres) mereciendo el nombre de "indianos" los de origen europeo y color blanco. Hoy día, nosotros seríamos -pues-indianos.
Los cuises que vemos en libertad son grises, mientras que los cobayos enjaulados presentan un color overo o manchado. La única diferencia es el pelaje: por lo demás, los cobayos enjaulados son usados desde hace siglos para la experimentación científica. Se los considera, pues, víctimas del ser humano y mártires del progreso. Tienen buena prensa. El cuis, en cambio, tiene poco prestigio: en la imaginación popular aparece como una suerte de rata de agua.
Así es la vida: cambian las costumbres, los nombres, los paisajes. Con los años, empezamos a llamar "conejito de la India" al conejo americano, e incluso lo bautizamos "chanchito de la India" (?). Cuando éramos chicos nos preguntábamos: ¿Esos pobres ratones enjaulados habrán venido desde la India?
Por lo general, ignoramos que las Indias son el lugar donde vivimos ahora: el continente americano.
Los ranqueles sostenían que, para admitir a una aspirante en la sociedad de las brujas (pu calcú) se le debía lavar la cabeza con sangre humana, y este enjuague ya cambiaba sus ideas e intenciones. El concepto perdura en nuestra jerga cotidiana: cuando una madre reprende a su hijo, o un jefe a su empleado, decimos que "le pegó un lavado de cabeza". Es decir que, en un punto del inconsciente, suponemos que el lavado externo del cráneo modifica los contenidos del cerebro.
También utilizamos la expresión "irse al humo" con el sentido de atacar de modo precipitado y directo, sin saber que estamos hablando como los pampas, en tiempos de sus audaces malones. En efecto, el jinete indio avanzaba al galope sobre un fortín o población cristiana, ignorando dónde lo aguardaban, con certeza, sus enemigos. Estos disparaban sus armas (el antiguo fusil a chispa o el Remington) desde algún parapeto. El guerrero, lanzado, sólo divisaba las nubecitas de humo que producían los disparos. Por lo tanto, galopaba, lanza en ristre, en esa dirección: se iba rápidamente al humo. En general, el guardia no tenía tiempo de recargar su arma, de modo que debía aprontarse para un choque cuerpo a cuerpo.
Los argentinos sentimos terror pánico al "qué dirán" y a la burla de los otros. También en eso somos dignos descendientes de los ranqueles. Se cuenta que cualquier indio podía tener una, dos o tres esposas, en la medida en que pudiera mantenerlas. Pero sólo los caciques o personas de la nobleza podían convivir con cinco y más esposas. Aquel integrante de la "clase media" (un paisano común, en la terminología de Santiago Avendaño) que se atreviera a semejante exceso, sería considerado un advenedizo y contemplado con sorna. No había entre los pampas (ni entre nosotros) castigo peor que la desaprobación del prójimo.
No podemos negar, en nuestra conversación y costumbres, que somos auténticos indianos. Cambia el paisaje, cambian las costumbres, cambian los nombres, pero siempre hay un hilo conductor que nos trae un guiño de la historia. Como dicen los franceses: "Plus Ça change, plus c´est la mème chose". (Más cambia, más es la misma cosa).
He tomado estas noticias de "Usos y Costumbres de los indios de la Pampa", de Santiago Avendaño. Oriundo de San Luis e hijo de Domingo Avendaño y Felipa Lefebre, el autor fue secuestrado por un malón de los ranqueles a los siete años, el 15 de marzo de 1842. Un capitanejo de nombre Caniú lo crió como a un hijo, y Avendaño lo llamaba "papá". No obstante, el 1 de noviembre de 1849, Avendaño fugó de las tolderías. Se llevó dos caballos. El viaje duró siete días. Y el muchacho de 14 años se reencontró con su familia. Después sirvió a las órdenes de Juan Manuel de Rosas. En 1852 fue nombrado "Intérprete Oficial del Ejército", para parlamentar con las indiadas. Murió a lanzazos en noviembre de 1874, cuando se desempeñaba como secretario general del cacique Cipriano Catriel. Secretario y cacique fueron atados codo con codo y ejecutados durante la sublevación que encabezaba el hermano del jefe, Juan José Catriel. Avendaño siempre sostuvo que los pampas y ranqueles eran buena gente y rebatió la leyenda negra de las cautivas maltratadas
avatar
Talisman
Site Admin
Site Admin

Localización : Buenos Aires

http://puntodeencuentro.foroargentina.net

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.